Informacion de contacto

En setiembre de 1952, el Dr. Ettore de Girolami propuso al Dr. Alfonso Trejos, Director, en ese momento, del laboratorio clínico del Hospital San Juan de Dios, la creación de una revista científica auspiciada por la Universidad de Costa Rica. El Dr. Trejos aceptó la idea con entusiasmo y comenzó a planificar la revista.

En ese entonces, el Dr. Rodrigo Facio, con quien el Dr. Trejos y el Dr. De Girolami tenían una buena relación, fue elegido Rector de la Universidad. Ellos sabían que el Doctor Facio tenía otras prioridades en su nuevo puesto administrativo, sin embargo, le presentaron su idea a él y al Consejo Universitario. La creación de una revista traería la oportunidad de difundir, en Costa Rica y otros países, los logros y productos científicos de la institución y permitiría también enriquecer la biblioteca de la Universidad mediante el intercambio de publicaciones.

En octubre del mismo año, en una reunión informal, el Dr. Facio, les recomienda cómo proceder con los trámites administrativos, antes de la presentación del proyecto ante el Consejo Universitario. En diciembre, la propuesta formal estaba lista, y el Consejo la aprobó el 5 de enero de 1953. Pocos días después, los miembros fundadores se reunieron varias veces para discutir los detalles, como el nombre de la revista, el tamaño, los números publicados cada año, el tipo de papel, la forma y el color de la cubierta frontal y cuántas copias se imprimirían en cada edición. Todas fueron difíciles decisiones que, al final, se resolvieron correctamente.

Teniendo en cuenta que se esperaba que la mayoría de los artículos fueran de la región, la palabra "tropical" debería ser parte del nombre de la revista. La Universidad de Costa Rica sólo tenía cuatro facultades en el momento: Farmacia, Odontología, Ciencias y Agronomía, en consecuencia, el término adecuado fue "biología". Para elegir la primera palabra del nombre, se consultó una lista de revistas conocidas: Acta, Anales, Boletín, Publicaciones, Gaceta, Revista, Prensa, etc.

El 9 de febrero de 1953, los fundadores se reunieron con los decanos de las cuatro facultades y les anunciaron su decisión final: el nombre de la revista sería "Revista de Biología Tropical".

La mayoría de los trámites que aún debían realizarse fueron cumpliéndose como se esperaba, con la excepción de algunos problemas en la oficina de impresión de la universidad, la cual no estaba lista para comenzar a publicar la nueva revista. Para solucionar esto, el Rector de la Universidad y el Tesorero, el Sr. Abel Méndez, autorizaron la contratación de una empresa externa que pudiera imprimir la revista. Se eligió a la empresa FALCO, la cual ofreció las mejores opciones en calidad y precio y además, tenía un linotipista con experiencia en terminología científica.

El 15 de julio de 1953, el primer número de la Revista de Biología Tropical salió de la imprenta, listo para ser distribuido.

Desde entonces, la revista ha sido una motivación importante para las mentes científicas que trabajan en los países tropicales, quienes encuentran en la Revista de Biología Tropical un buen medio para expresar sus ideas.


El texto anterior es un resumen y adaptación de la reseña publicada por el Dr. De Girolami en 1988.
Vea el artículo completo aquí.